¡Adelante, con las mujeres!

Publicado el:

1 septiembre 2020

Publicado en:

Igualdad de género

Mi camino de cooperación ha atravesado muchas crisis políticas y climáticas, pero es la primera vez que mi trabajo se ha visto tan interrumpido debido a una crisis sanitaria internacional. Viví muchos años en Guatemala. Las intervenciones de emergencia puntuaron mi trabajo, pero el contacto humano nunca había sido un obstáculo.

 

Un texto de Elisabeth Desgranges, asesora de igualdad de género por SOCODEVI

 

 

Cuando llegué a SOCODEVI, estuve involucrada en un principio en nuestros proyectos en América Latina, principalmente en el proceso de inclusión de mujeres en cooperativas agrícolas. En ese momento, descubrí no solo un equipo comprometido y una organización dinámica, sino sobre todo una alternativa solidaria para el desarrollo económico: el enfoque cooperativo.

 

ELISABETH DESGRANGES

Asesora de igualdad de género en SOCODEVI

 

En las cooperativas que visité, los comités de mujeres y jóvenes estaban ya desarrollando políticas de igualdad y planes de acción para una mejor participación femenina en las estructuras de toma de decisiones de su organización, con el fin de promover la inclusión y el desarrollo. Como mi rol es proporcionar un apoyo a estos procesos, ya estaba consciente de la amplitud de la tarea en los distintos proyectos.

 

 

La pandemia contra las mujeres

Luego, sin previo aviso, el COVID-19 paralizó el planeta, exacerbando las desigualdades que sufren principalmente las mujeres. Por ejemplo, en Colombia, las cifras (Restrepo & al., Core Women, 2020) muestran una disminución marcadamente mayor en las actividades rurales remuneradas para mujeres que para aquellas donde participan los hombres debido a la pandemia, esto aunado a que el espacio ocupado por las mujeres ya estaba restringido. Por lo tanto, es fundamental para SOCODEVI no retrasar la ejecución de nuestros proyectos para evitar que más sueños se queden en suspenso.

 

Las cooperativas y asociaciones reaccionaron rápidamente para reducir el impacto de la pandemia en sus socias y socios. En SOCODEVI también hemos revalorizado las prioridades, sin ceder, sin embargo, a la “tiranía de la emergencia”. De esta manera, mantenemos el enfoque de la igualdad de género, ya que la experiencia y las estadísticas confirman que el impacto de la pandemia en las mujeres es desproporcionado, como lo ha sido en otras crisis. Estamos hablando de pérdida de ingresos, aumento de la carga de trabajo mental, tareas domésticas, vulnerabilidad en el contexto de la violencia de género, etc. Por lo tanto, la crisis nos obliga a priorizar la salud y la prevención de la violencia. La organizaciones que apoyamos consultan a la mujeres mujeres y unen fuerzas con instituciones locales de derechos de las mujeres para organizar campañas de sensibilización sobre la violencia de género.

Tasa de actividades rurales remuneradas antes de la pandemia (Colombia)

 

Tasa de reducción del empleo rural entre marzo y abril de 2020 (Colombia)

 

Superar desafíos

En Colombia, como en otros proyectos de SOCODEVI, se han revisado los cronogramas y actividades, primero, para garantizar la seguridad física de todos, luego, para prevenir la violencia contra las mujeres, garantizar la seguridad alimentaria de las familias y minimizar el impacto de la crisis económica, así como para garantizar el mantenimiento de condiciones de vida dignas. Algunas familias también han creado huertos en los últimos meses para alimentarse sin tener que viajar fuera de su comunidad. A pesar de las limitaciones creadas por la pandemia (acceso al transporte, cierre de fronteras, escasez de mano de obra, reducción de la demanda, etc.), hemos encontrado mecanismos para continuar las capacitaciones, las actividades agrícolas y el desarrollo de estrategias de comercialización.

 

De hecho, en los países donde trabajamos, pasarse a lo virtual no siempre es fácil. El acceso a a una buena conexión Internet puede ser muy limitado. Sin embargo, ¡la creatividad está presente para mantener el contacto! Las capacitaciones continúan con cápsulas de radio o vía redes sociales o incluso a través de visitas individuales a familias.

 

Mientras hablamos, en Canadá, de cómo estimular la economía y criticamos ciertas decisiones, en otros lugares del mundo la gente no cuenta con programas de gobierno tan generosos y democráticos. La preocupación sigue siendo la misma en muchos países: sobrevivir, simplemente. Las cooperativas pueden en parte compensarla ausencia de programas sociales del Estado, buscando soluciones para el sustento económico. Estas empresas, símbolos de resiliencia, son y seguirán siendo nuestras aliadas para mejorar las condiciones de vida de las poblaciones de manera inclusiva y sostenible.

 

 

Pensemos coop

Cuando en los paises del Norte, como acá en Canada, los restaurantes y los pequeños cafés deben cerrar como consecuencia de la crisis, los proveedores y otros negocios locales sufren también. Asimismo, sufren las productoras y productores de café en paises como Honduras, por ejemplo. Para darle una respuesta a esta situación, las cooperativas apoyadas por SOCODEVI en dicho país centroamericano han puesto en marcha programas de compra de la producción de las fincas familiares, evitando así que la misma se venda a precios muy bajos solo por la necesidad de contar con un ingreso. Por ejemplo, durante la pandemia en Honduras, dicho programa permitió a muchas familias productoras de café afiliadas a nuestro proyecto CAHOVA obtenetres veces el precio de cotización de la bolsa.

 

SOCODEVI continúa su trabajo para construir una salida menos dolorosa de la crisis y para asegurar que la COVID-19 no conlleve un deterioro de los derechos y condiciones de vida de las mujeres y niñas.

 

Después de todo este tiempo en cooperación internacional, estoy convencida de que las cooperativas pueden ser importantes plataformas económicas y pilares de resiliencia frente a la adversidad, especialmente para las mujeres. Entonces, para una recuperación económica inclusiva y sostenible, ¡pensemos coop!

 

Elisabeth Desgranges es asesora de igualdad de género en SOCODEVI desde noviembre de 2019. Ha trabajado en cooperación durante 18 años. Tiene experiencia en educación, ha trabajado con población indigena y tambien tiene una maestria en estudios religiosos.