Alimentar la resiliencia

Publicado el:

1 septiembre 2020

Publicado en:

COVID-19

Con el propósito de mitigar el impacto de la pandemia en la disponibilidad y el acceso a alimentos frescos, los beneficiarios de nuestro proyecto WAKLIIK en Guatemala recibieron insumos y asistencia técnica para establecer huertas familiares. Para mejorar la productividad de sus huertas, SOCODEVI y su socio, FEDECOVERA, han puesto en marcha una planta para producir al menos 50.000 litros de fertilizante orgánico al año.

 

Ya se han producido más de 11.000 litros de fertilizantes para mejorar la nutrición y la microbiología del suelo. Estos fertilizantes también serán utilizados por las mujeres y los jóvenes beneficiarios del proyecto WAKLIIK, en el desarrollo de sus cultivos de cardamomo y cúrcuma bajo cubierta agroforestal.

 

“Estos fertilizantes orgánicos favorecen la formación de una estructura del suelo que retiene mejor los nutrientes y, por lo tanto, aumenta la disponibilidad de los mismos, explica Diego Callaci Trottier, Asesor de Medio Ambiente de SOCODEVI. Protegen la superficie del suelo y permiten una mejor infiltración de agua. Esto reduce el riesgo de erosión, una importante problemática en una zona tan montañosa como es el norte de Guatemala.

 

El equipo y los insumos necesarios para el funcionamiento de la planta se adquirieron con el apoyo financiero del Gobierno de Canadá.